miércoles, 5 de noviembre de 2008

Nuevas medidas contra la crisis financiera

En menos de un mes el Gobierno ha presentado dos planes de apoyo para las pymes (ver post aquí), aunque el que difundió ayer tiene un alcalce más amplio, pues intenta estimular además la compra de viviendas en los sectores medios.

En relación con las pymes, hay interesantes medidas -que han sido acogidas con entusiasmo en los sectores empresariales, gremiales y políticos- las que dicen relación con el fortalecimiento del Fogape, incrementos en las líneas de capital de trabajo gestionadas por Corfo y por el BancoEstado y en devoluciones de impuestos retenidos, que apuntan a mejorar el financiamiento de este importante sector empresarial. El detalle es el siguiente:

El Fogape (Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios) tendrá un aumento importante de su patrimonio, de US$ 130.000.000, con lo cual sus activos subirán a 200 millones de dólares, lo que permitiría apalancar recursos hasta por 10 veces esa cifra. Y lo que es más importante a mi juicio es que se flexibilizará y se simplificará su administración, lo que debería por fin hacer más eficaz esta herramienta, que en la práctica ha demostrado ser de muy difícil acceso para las pymes. Si se cumplen estas promesas, será una gran oportunidad para todas las mipymes del país.

En segundo lugar, se fortalecen las líneas de crédito para capital de trabajo, gestionadas por Corfo, en US$ 200 millones, medida que fue anunciada el mes pasado y que debería estar plenamente vigente durante noviembre, administrada por los bancos comerciales de la plaza. Exactamente lo mismo hará el BancoEstado, al inyectar recursos por 1.000 millones de dólares a sus líneas de crédito para capital de trabajo, a disposición de los mipymes, las que pueden complementarse con los instrumentos Fogape, Fogain o Cobex.

Finalmente, en medidas de carácter administrativo que implementará el SII en los próximos días, dicho organismo seleccionará a 111.000 contribuyentes de buen comportamiento tributario (de los cuales el 61% serán pymes) para devolverles anticipadamente impuestos a la renta e IVA que estén retenidos por revisión. Con esta medida se liberarán US$ 200 millones, los que vendrán a paliar los efectos de iliquidez de la crisis. Asimismo, el IVA exportación se les devolverá en sólo 5 días a los exportadores que usen facturas electrónicas, medida que puede favorecer al 38% del universo de contribuyentes exportadores. En este mismo ámbito, a los contribuyentes obligados a efectuar cambio de sujeto del IVA, aquellos que utilicen factura electrónica podrán excepcionarse de ese cambio de sujeto, con lo cual no se verán afectados por retenciones totales o parciales del mencionado impuesto. Esta última medida puede favorecer a 145 mil contribuyentes. Todas estas medidas apuntan, como es fácil advertir, a mejorar la liquidez de las mipymes, lo que se agradece en tiempos de crisis.